Berkshire Hathaway y Warren Buffett

buffett

Esta semana vamos a compartir un hilo de Twitter desarrollado por Pablo Martínez Bernal, Jefe de Relaciones con Inversores de la gestora francesa Amiral Gestion. En él nos desgrana la historia de amor/odio entre Berkshire Hathaway y Warren Buffett, además de que podemos aprender diferentes detalles sobre la vida de este inversor, el más reconocido a nivel mundial.

Comienzos de Berkshire Hathaway

Oliver Chace (de Massachussets) empieza a trabajar de carpintero para Samuel Slater, uno de los empresarios textiles más influyentes del siglo XIX.

Slater es considerado el padre de la revolución industrial americana. Aunque es de familia adinerada, empieza a trabajar con 14 años. Y acaba dirigiendo una fábrica textil. Pero él es ambicioso y quiere la suya propia.

Problema: Mucha competencia en Gran Bretaña y poco dinero. Solución: Estados Unidos de América acaba de declarar su independencia. Por lo cual, Slater va a Londres y embarca en 1879 en un barco hacia el Nuevo Mundo.

No tiene suerte en Nueva York así que busca mejor fortuna en Rhode Island de la mano de Roses Brown de la Brown Company.

Allí le piden arreglar una máquina estropeada. Lo ve imposible. Dice que es mejor construir una nueva hiladora (spinning jenny) y consigue que financien su idea (tenía los planos en su cabeza de su etapa en Gran Bretaña).

Slater se asocia con Brown y Almy, construyendo varias fábricas con mucho éxito. En 1798 construye su propia fábrica en Massachusetts. Durante esos años sigue su estrategia de implantar esa tecnología por otra regiones como Connecticut y New Hampshire.

Aquí vuelve a entrar en escena Oliver Chace, aprendiz de Slater. Chace logra montar su primera fábrica textil en 1806. En 1829 se produce una fusión entre Valley Falls Company y Berkshire Cotton Manufacturing Company (1889). Pasa a llamarse Berkshire Fine Spinning Associates.

Avanzamos hasta 1955, cuando Berkshire Fine Spinning Associates se fusiona con Hathaway Manufacturing Company (fundada en New Bedford, Massachusetts por Horatio Hathaway).

Cuentan con:
15 fábricas
12.000 trabajadores
120 millones de dólares de facturación

La nueva compañía se pasa a llamar Berkshire Hathaway Inc. Cifras boyantes, pero en apenas una década cierran 7 además de realizar multitud de despidos.

Aquí se ponen las cosas interesantes: En 1962 empieza a comprar acciones de la empresa un joven llamado Warren Buffet. Buffett, un inversor asentado en Omaha (Nebraska), cree que las acciones están muy baratas.

Buffett ha sido el mejor alumno de Ben Graham, el padre del Value Investing.

Aprende que:

1 acción = % de un negocio
El precio y el valor de un negocio pueden no coincidir.

Buffett cree que el precio de las acciones de Berkshire Hathaway no reflejan su valor. Compra a $7,5/acción en 1962. ¿Y a cuánto cotizan hoy? $306.000/acción (clase A), con una capitalización total de $503.000 millones.

¿Cómo un negocio textil tan en declive acaba así?

Es 1962 y un joven Buffet de apenas 32 años está comprando acciones de Berkshire Hathaway, compañía textil en declive, desde su fondo Buffett Partnership, Ltd.

Buffett gestiona unos $7 millones, un dineral para la época y su edad. Buffett sabe que Berkshire (como le gusta llamarla) va a cerrar más fábricas. Cuando hacen eso recompran algo de acciones y se obtiene un pequeño beneficio.  Es lo que Buffett llama “cigar-butt investing”: una empresa donde puedes fumar la última calada gratis antes de tirarla.

La técnica de Buffett consistía en acaparar bastantes acciones de Berkshire para luego ofrecérselas al equipo directivo. Berkshire está dirigida por Seabury Stanton, de New Bedford (Massachusetts).

Chace abrió allí más fábricas y hasta el New Bedford Textile School. Stanton estudia ahí y posteriormente acude a Harvard. Rápidamente empieza a trabajar en la Hathaway Manufacturing Company.

Cuando Buffett entra en escena Seabury es el CEO y su hijo Jack el tesorero. Buffett quiere venderles su participación acumulada en este negocio ruinoso.

Conversación

– STANTON: “Vamos a recomprar acciones, Sr. Buffett. ¿A qué precio las vendería?”

– BUFFETT: “Son suyas a $11,50.”

– STANTON: “¿Me promete que las ofrecerá a $11,50?”

– BUFFETT: “Sr. Stanton, tiene Ud. mi palabra de que le venderé mi paquete de acciones a $11,50.”

Pasan unas semanas y Buffett recibe una carta. Es la oferta de Berkshire para recomprarle las acciones pero… ¡El precio es $11 y 3/8!

Buffett está furioso: “Me timó por un octavo de dólar.” Buffett toma la peor decisión de inversión de toda su carrera: comprarla. Movido por la ira, Buffett compra todas las acciones que puede hasta tomar el control y despide al Sr. Stanton.

Sin quererlo, Buffett ha hecho dos cosas mal:

– Invertir un % elevado de su cartera en un negocio ruinoso.

– Dejarse llevar por sus emociones al invertir.

Año 1965

Buffett ya tiene el control de Berkshire Hathaway pero para comprender cómo ese negocio se convierte en la primera compañía no tecnológica más grande del mundo hay que irse al crac de 1929.

Howard Buffett, un corredor del Bolsa de Omaha, se queda sin trabajo. En aquella época no había televisión y Howard estaba mucho en casa con su mujer.

Exactamente 10 meses después del crac del 29, el 30 de Agosto de 1930, nace Warren Buffett, el mejor inversor de todos los tiempos. Buffett no es un niño más, es un genio. Le encantan los juegos relacionados con los números.
Y le gusta ganar mucho dinero.

Con apenas 6 años ya monta su primer negocio: vende chicles Wrigleys a domicilio.

En su siguiente aventura empresarial obtiene una rentabilidad del 20%: Compra packs de 6 latas de Coca-Cola a 25 centavos y vende la unidad a 5 centavos, puerta por puerta.

Ironías de la vida, ese niño que vendía Coca-Cola acabaría controlando un día el 8% de la empresa.

A Buffett le falta tiempo para desarrollar todas las ideas que descubre en un libro que hay en su casa titulado “1.000 maneras de ganar $1.000.” de F.C. Minaker

La siguiente es un negocio redondo: Con su amigo Don Danly compran máquinas de pinball estropeadas por $25. Convencen al barbero Frank Erico de instalarlas en su barbería para hacer las esperas más amenas y dividir las ganancias.

!Es un win-win!  En poco tiempo, esa inversión de $25 se convierte en 8 máquinas de pinball que generan $25 semanales.

Con este nuevo negocio aprende dos conceptos empresariales claves a lo largo de su carrera como inversor:

1º El poder de la capitalización
2º La autofinanciación

Buffett sigue enfocado en ganar dinero. Entre otros trabajos:

– Vende bolas de golf usadas
– Reparte más de 500 periódicos diarios

Buffett gana tanto dinero que tiene que hacer su primera declaración de la renta con 13 años. Se deduce la bicicleta.

Con apenas 15 años gana más dinero que sus profesores de instituto y ya acumula $5,000. Eso equivale a más de $55,000 de hoy.

Al margen de sus aventuras empresariales, Buffett devora libros tanto de su casa como de la biblioteca. Con 9 años ya se ha leído todos los finanzas. Con 11 decide comprar para él y para su hermana Leila unas acciones de Cities Service.

Las compra a $38.25. Caen a menos de $27. Buffett se asusta. Las acciones se recuperan hasta $40 y vende rápidamente. Poco tiempo después pasaron a valer $200.

Lección: PACIENCIA.

Con 14 años compra a medias con un amigo un Rolls-Royce por $350 y lo alquilan por $35/diarios.

Con 15 años se aventura a comprar una granja de 40 acres por $1,200. Él será el socio capitalista y un granjero la explotará.

Buffett no quiere ir a la Universidad, sabe que tiene más conocimientos que sus profesores. Su padre Howard (congresista de Estados Unidos de América) le convence para que se matricule en la Universidad de Nebraska.

Con 19 años Buffett es un ávido analista técnico. No para de dibujar patrones.

Por fortuna, cae ese año -en 1949- en sus manos un libro de reciente publicación: “The Intelligent Investor” de Benjamin Graham.

Buffett tiene una verdadera epifanía. Deja de usar en análisis técnico y comienza a ser un inversor. Buffett lee acto seguido Security Analysis, de Graham y David Dodd. Y cuando descubre que no están muertosintenta por todos los medios estudiar en Columbia University.

Lo consigue. Se va a vivir a Nueva York. Será el primer y único alumno de Graham en 28 años en sacar A+ (matrícula).

Graham trabaja en su propia firma de inversiones. Buffett está como loco por trabajar en Graham-Newman. Se ofrece a trabajar gratis. Graham declina su ofrecimiento.

Buffett se vuelve a Omaha a trabajar en la firma de brokerage de su padre.

Pero Buffett no tira la toalla. Sigue hablando a menudo con Graham, discutiendo ideas de inversión con él bajo los principios del value investing: “Precio es lo que pagas. Valor es lo que recibes.”

Graham acaba contratándole pero decide pagarle $12,000.

Vuelta a Nueva York. Buffett no tarda en destacar en Graham-Newman.

Aprende a:

– Encontrar compañías infravaloradas
– No dejarse influir por sus emociones al invertir
– Ver el mercado como una herramienta para aprovecharse de la impaciencia y emociones de otros inversores

Buffett cree que su etapa bajo las órdenes de Graham ha llegado a su fin. Graham quiere retirarse y le ofrece a Buffett seguir el testigo. Buffett lo rechaza y se vuelve a Omaha con la intención de jubilarse. Es tanto que puede no tener que volver a trabajar nunca más. Tiene 25.

Varios familiares convencen a Buffett de que les ayude a gestionar sus ahorros. Nace así Buffett Partnership, Ltd. en 1956. Empieza gestionando $105,100 de familiares y amigos cercanos. Él solo aporta $100.

Buffett destroza al Dow Jones esos años.

dowjonesvsbuffett

Su estructura de comisiones es para muchos la más justa que puede haber. No hay comisión de gestión fija. Solo una comisión de éxito del 25% para toda rentabilidad superior al 6%. Solo se paga si uno gana al menos un 6%.

Buffett explica esto en sus cartas anuales y conferencia. El libro “Ground Rules” recoge bien la esencia de todas esas cartas.

Avanzamos a 1965, año en que Buffett toma el control (movido por la ira) de un negocio ruinoso que no debería haber comprado. Buffett descubre un fallo fundamental de gestionar dinero vía fondos: Cuando más oportunidades hay en el mercado más reembolsos hacen los inversores.

Solución

Invertir a través de una sociedad matriz tipo holding cuyo capital sea fijo.

Buffett está obsesionado con maximizar la rentabilidad y concluye que lo mejor es cerrar su lucrativo Partnership, con más de $7 millones de capital (Buffett tiene más de $1M). Buffett tiene su mejor año en 1968: hace un 58.8% vs. 7.7% para el Dow. En el periodo del Partnership obtiene un 24.5% neto de comisiones vs 7.4% para el Dow.

Hay otro factor que impulsa a Buffett a cerrar: la falta de oportunidades en el mercado de ese momento. Es íntegro. Buffett cierra definitivamente en Mayo del 69 su Partnership. Recordemos que desde 1965 tiene el control de Berkshire. Anima a los inversores del Partnership que lo deseen a invertir en acciones de Berkshire.

El que le haya seguido es hoy multimillonario. Buffett, junto a su socio Charlie Munger, compran negocios baratos, con independencia de su calidad. Es lo que Buffett aprendió de Graham.

Pero Munger cree que es mucho mejor comprar negocios buenos a un buen precio que negocios malos a un precio de saldo.

Buffett accede, bajo la influencia de Munger, a comprar See’s Candies, una popular marca reconocida de golosinasa pagar lo que ópticamente les parece caro, más de 3 veces P/BV.

See’s Candies tiene una cualidad que Buffett sabe que marca la diferencia entre una buena inversión y una excelente: pricing power o poder de fijación de precios.

Pricing Power + Capitalización = Money ¡Up!

Buffett olvida la estrategia de Graham, se queda con los principios. Todavía no hemos hablado de GEICO, la otra empresa clave en forjar lo que hoy es Berkshire Hathaway.

Es una empresa con un significado muy especial para él.cBuffett la conoce gracias a Graham, inversor histórico en GEICO. La recomienda en una columna como broker con su padre: El negocio asegurador tiene una peculiaridad especial: el “float”.

Es todo aquel capital que las aseguradoras reciben en concepto de primas pero que no deben reembolsar mientras no haya indemnizaciones que pagar a los asegurados.

Buffett descubre que es financiación gratis. Berkshire básicamente se convierte en una máquina de asignar capital de la forma más eficiente posible.

Cada negocio que genera liquidez lo manda a la matriz. Buffett decide en que nueva compañía, cotizada o no, decide invertirlo. Con el float asegurador, dispone de más capital. Buffett empieza a llamar la atención de los medios. La periodista Carol Loomis  de Fortune Magazine es la primera en fijarse en su imparable trayectoria.

El libro “Tap Dancing to Work” recoge todas las entrevistas realizadas a Buffett entre 1966 y 2003.

Buffett trabajaba en su casa de Omaha durante toda la etapa del Buffett Partnership, Ltd. Luego se muda al Kiewit Plaza (3555 de Farnam Street) en 1962.

En detalles como el siguiente se empieza a intuir el secreto del éxito de Berkshire: su cultura. Buffett no compra ni tan siquiera una planta del edificio, lo alquila. Nada de oficinas lujosas.

Toda decisión de asignación de capital lo mide en términos de coste de oportunidad.

En esa misma calle compra su casa. Línea recta, menos distracciones.
La compra por $31,500 en 1958. Ahí sigue viviendo.

Me preguntan que a qué se dedica Berkshire. Respuesta: Es un holding financiero que invierte en empresas (cotizadas o no) y reutiliza el capital que generan esos negocios para comprar e invertir en otros. Es la mayor y mejor máquina de compounding de la Historia.

Como decíamos, la magia de la capitalización (compounding) ha sido clave. “La capitalización compuesta es la octava maravilla del mundo.”

Una herramienta muy potente y sencilla para comprender la capitalización es la famosa Regla del 72. Buffett ha logrado revalorizar el valor contable de Berkshire Hathaway a una tasa de +20% anualizado, es decir, doblar cada 3,6 años.

Regla72

Volviendo a Berkshire y relacionado con la capitalización, Buffett y Munger dicen algo muy importante: “Si quitas nuestras 5 o 10 mejores inversiones, nuestros resultados serían mediocres.”

Repasemos algunas de esas inversiones “home-run”

Primer gran home-run: American Express. Es 1963, y Amex es la empresa de tarjetas de crédito más grande del mundo. De pronto, un escándalo financiero sacude a la compañía: se le acusa de estar involucrada en un fraude por valor de $175M.

Aunque Amex era también banco, el grueso de sus ingresos venían del negocio de tarjetas y de Trav-Check. Pero tenían una cuarta subsidiaria: Warehousing Operations, que se dedicaba a certificar el valor de inventarios de diferentes clientes. Se usaban como colaterales bancarios

.

Un estafador, Tino de Angelis, hizo creer a la filial de Amex que tenía inventarios de aceite para ensalada (de soja) por valor de $175M.
Era mentira: los tanques estaban llenos de agua, salvo una pequeña capa de aceite que bordeaba la superficie.

No contento con esa estafa, de Angelis encima usaba los certificados para comprar futuros sobre aceite de soja. Llego un punto en el que supuestamente el aceite almacenado por él era superior que el de toda la producción nacional.

El escándalo se desató al acabar el Chapter 11. La acción de Amex cayó un -43% en 90 días. Buffett analizó en frío la situación. Si antes el negocio de las tarjetas era muy valioso, ahora lo seguía siendo a pesar del daño reputacional.

Estudió el negocio y el impacto en términos de reclamaciones legales.

Travelers Cheque tenía una cuota del 60% mundial pese a vender a un precio mayor al de la competencia. Negocio excelente, caída brusca de cotización y problema coyuntural más que descontado en el precio:

“Cuando llega la bola adecuada, tienes que batear con todas tus fuerzas.” Y así lo hizo. Buffett invierte el 40% del dinero de su fondo (Buffett Partnership) en acciones de Amex. Buffett terminó ganando un 154% durante 3-4 años tras vender.

¿Negocio redondo? No tanto. Años después volvió a comprar acciones de Amex a precios muy superiores. Debió hacer buy & hold.

Pasemos a otro ejemplo excelente: Coca-Cola.

Empresa centenaria y negocio dentro del círculo de competencia de Buffett. No solo las vendía puerta a puerta sino que se bebe más de 5 cada día. De hecho su hija no le ha visto beber agua en su vida.

Tiene una ventaja competitiva clara: su marca. Todo el mundo la reconoce y no es posible erosionar su posición. “Si me dieras $100.000M y me pidieras arrebatarle a Coca-Cola su liderazgo en bebidas carbonatadas te diría que no es posible.” Que le pregunten a Branson y Virgin Cola.

Buffett vuelve a aprovechar un problema coyuntural para comprar a buenos precios un negocio excelente. Es 1987 y los mercados sufren una caída histórica. Todo cae de forma indiscriminada.

Buffett batea fuerte: compra acciones por valor de $1.000M, cerca de un 7% del capital.

¿Cómo de rentable ha resultado ser esta inversión?

En estos 30 años, la inversión se ha multiplicado por x17. Y Berkshire recibe en dividendos hoy el equivalente a la inversión que hicieron el día uno. ¡Para que luego digan que no se puede ganar dinero con empresas grandes!

Otro ejemplo de negocio redondo: el Nebraska Furniture Mart. La historia de esta empresa es increíble. Rose Blumkin, más conocida con Mrs. B, llegó a Estados Unidos con 20 pocos años. Empezó a trabajar con 6 años. Con 16 era la responsable de una tienda en Minsk (hoy Bielorusia).

buffett-furniture

Sin dinero, montó el Nebraska Furniture Mart con $500 de un préstamo de su hermano y dinero ahorrado. Trabajaba 7 días a la semana, 70 horas semanales, los 365 días del año.

En su casa, los muebles tenían los precios puestos, por si alguien se interesaba por alguno. ¡Focus!  Tenía la política de siempre precios bajos.

La competencia se alió para boicotearla, pidiendo a los fabricantes de muebles que no la vendieran a ella, a lo que accedieron. Ella compró a otros fabricantes nacionales y se salió con la suya.

Cuando llamó la atención de Buffett ya era el retailer de muebles más grande de Estados Unidos. No está mal para una mujer inmigrante rusa analfabeta y con dificultades para moverse.

Buffett la conoce bien. Conoce el éxito del Nebraska Furniture Mart.

Sabe que su política de precios les confiere una clara ventaja competitiva, sus competidores no pueden con Mrs. B.

Buffett lo compra por $60M el día de su 53 cumpleaños, 30 de agosto de 1983. Acabo facturando más de $1.000M anuales. Mrs. B trabajó hasta los 103. Se murió con 104.

No pide ninguna auditoría. Hay confianza mutua. Se dan la mano y listo. Es el estilo diferente de Berkshire. Otros se gastan fortunas en abogados para verificar que la otra parte no te engañe. Buffett dice: “No puedes hacer buenos negocios con malas personas.”

Ahora otro home-run. Buffett vuelve a repetir algo habitual: comprar negocios vinculados a su infancia. El niño que repartía más de 500 periódicos/día se acabó convirtiendo en el dueño del Washington Post. Entiende muy bien el moat de un periódico regional, es un cuasi-monopolio.

El Post acababa de salir a Bolsa en 1971. Estados Unidos está en inflación y salta el escándalo de Watergate. La acción cae en picado y Buffett compra. Buffett hace lo de siempre: estudia la compañía, su negocio y sus activos y concluye que hay un gran margen de seguridad. Su inversión de apenas $10M se multiplicó por 100. Otro home-run!

¿Cómo tienen Buffett y Munger tanto éxito? Sencillo, tienen 4 simples criterios de inversión:

-Negocio en el círculo de competencia
-Negocio con moat (ventajas competitivas a largo plazo)
-Equipo gestor honrado y capaz
-Un precio con margen de seguridad

En apenas 2 minutos de análisis las ideas pasan o quedan descartadas. Son principios sencillos. La inmensa mayoría de los inversores que los han seguido han tenido éxito. Irving Kahn es un ejemplo, nunca tuvo información privilegiada de ningún tipo y acabó siendo multimillonario siguiendo el value.

:

Preguntados acerca del éxito de Berkshire en términos de rentabilidad, Buffett y Munger dicen que:

-Son máquinas de aprendizaje. Si hubiesen dejado de aprender jamás hubieran cosechado este éxito.
-En vez de maximizar sus aciertos, creen que es mejor minimizar los errores.

“You only have to do a very few things right in your life so long as you don’t do too many things wrong.” – Munger

Buffett y Munger disfrutan en su rol de profesores. Por cierto, las cartas anuales de Berkshire Hathaway son el mejor MBA del mundo. ¡Y leerlas es gratis!

Todos los años, Buffett se toma la molestia de pasar horas y horas con estudiantes que acuden a Omaha a escuchar al maestro. Cuando Buffett coge el micro dice: “Probando, un millón, dos millones.” Siempre se ha caracterizado por su buen sentido del humor, su sencillez y su lealtad a los suyos.

Sus mayores influencias personales han sido su padre, Howard y Ben Graham.

Su padre le enseño el concepto de “inner scorecard”: “Prefieres que todo el mundo piense que eres el peor amante del mundo pero tú sabes que eres el mejor en realidad o viceversa.”

La reputación que Berkshire ha logrado con los años es intachable. Buffett explica su mindset sobre el tema: “Tardas 20 años en construir una reputación y apenas 5 minutos en arruinarla. Si piensas en eso, harás las cosas diferentes.”

En Apple la cosa ha sido diferente. Tras años viéndola como una empresa fuera de su círculo de competencia, comienza a verla como una empresa de consumo con una marca tremendamente valorada. En 2016, uno de sus dos gestores invirtió una pequeña participación de 9,8M de acciones.

Hoy en día tiene 165 millones, eso equivale a precios de mercado a $28.000M. Sólo hay 6 empresas en el IBEX-35 más grandes que dicha participación. A la pregunta de por qué invertir en Apple, Munger confesaba: “No creo que nos hayamos vuelto locos. Creo que nos estamos adaptando.”

La cultura de Berkshire se caracteriza también por la transparencia, especialmente con los errores. Buffett no es infalible. En ocasiones ha cometido errores garrafales. Los ha intentado corregir lo antes posible, aprender las lecciones e incorporarlas a su proceso de inversión.

Por mencionar solo algunos, hablemos de 2: Dexter Shoe y varios bancos irlandeses en 2008. Esta última tiene delito: invierte en dos bancos irlandeses que le parecen baratos, invierte $244M. A finales de año, tiene que registrar en la contabilidad una pérdida del -89%.

Dexter Shoe es otro error de inversión garrafal. Buffett la compra en 1993
por $433M. La empresa no tiene ningún tipo de ventaja competitiva. Buffett paga con acciones de Berkshire, ¡error! Ésto ha costado a los accionistas de Berkshire $3.500M, por el coste de oportunidad.

“Hasta hoy, Dexter es el peor acuerdo que he cometido en toda mi carrera. Pero cometeré más errores en el futuro, os lo puedo asegurar”, escribió Buffett a sus accionistas.

Como hemos podido comprobar, Buffett es un superhombre. Tanto es así que cuando fallezca, sus funciones serán asumidas por más de 10 personas.

Rol de CEO: Greg Able (responsable de MidAmerian Energy, la filial de energía de Berkshire). Ajit Jain suele sonar en las quinielas pero su estado de salud (Parkinson) unido a su edad lo descarta.

Rol de CIO: Todd Combs y Ted Weschler.

Presidente no ejecutivo (encargado de velar por que la cultura prevalezca): su hijo Howard Graham Buffett (en honor a Ben Graham).

Capa intermedia de directivos para los diferentes filiales coordinados con el CEO: más de 6.

A medida que van pasando los años, las compañías que Berkshire Hathaway adquiere al 100% superan en valor a sus participaciones en Bolsa.

¿Y cómo de grande es Berkshire hoy?

-Capitalización bursátil: +$500.000M
-Empleados de filiales: +367.000
-Ventas anuales (2016): +$222.000M
-Precio de su acción (Clase A): $304.000

Berkshire Hathaway es la acción más cara del mundo. Nunca ha hecho splits. (Casi) nunca ha dado dividendos.

Different is good!

Y con esto terminamos con la historia de Berkshire Hathaway y los genios tras su éxito, Buffett y Munger. Termino con un consejo de Charlie Munger: “Lo mejor que un ser humano puede hacer es ayudar a otro ser humano a saber más.”

¡Espero que os haya gustado! Darle las gracias a Pablo Martínez Bernal por este grandioso hilo.