Wall Street ¿Are you OK?

El índice Dow Jones sufrió el lunes un potente recorte de 1.100 puntos, el mayor en su historia. Tras este desplome iniciado en Wall Street, le han seguido como una mecha encendida todos los mercados de valores del mundo. Después del mayor período sin caídas superiores al 5% en la renta variable mundial, ha entrado en escena la ya conocida corrección. ¿Y a qué factores podemos achacar dicha volatilidad?

La subida de la inflación puede llevar consigo alzas de tipos de interés por parte del banco central. Recordemos que la FED desde este lunes tiene nuevo presidente, Jerome Powell. El encarecimiento del dinero tiene dos efectos potenciales. Por un lado, hace que las valoraciones se tornen más exigentes y, por otro lado, se convierte en un riesgo para la economía.

 

Sin embargo, el mercado intenta siempre adelantarse a los factores que afecten a los valores. Y en este caso el miedo ha llegado con la inflación, uno de los riesgos que ya los expertos venían indicando desde el año pasado. La Reserva Federal –FED- subió la semana pasada la previsión de crecimiento de los precios y ésto ha provocado una fuerte ola de ventas, que se amplificó exponencialmente a última hora de este lunes. Wall Street ha sufrido la mayor caída en seis años.

 

Hemos podido observar que en el tramo de una hora ha habido una caída en el Dow Jones de 1.300 puntos en la cotización, a ésto se le denomina Flash crash. Resulta difícil de creer que haya sido provocada por humanos, por lo que lo más probable es que hayan sido las máquinas de alta frecuencia (superordenadores) las que hayan ejecutado órdenes automatizadas y hayan provocado esta bajada.

 

En los días venideros podremos observar si es una simple corrección sin cambio de tendencia o si al contrario, ésta se torna bajista. Para esto último debería rebasar la línea móvil de 200 días, que se sitúa actualmente en unos 22.500 puntos. Hoy, por ejemplo, ha sacado alas nuevamente y el Dow Jones ha cerrado en los 24.912.