La Cartera Permanente

cartera permanente

Como inversores que somos, anhelamos altos rendimientos acompañados por una baja volatilidad. Desafortunadamente, ninguna clase de activo puede proporcionar una alta rentabilidad acompañada de un viaje tranquilo. Hoy nos centraremos en un modelo de cartera denominado “La Cartera Permanente”.

Las acciones generalmente ofrecen rendimientos más altos en comparación con los bonos a largo plazo, pero experimentan una mayor volatilidad. Por el contrario, los bonos tienden a ofrecer rendimientos más bajos en comparación con las acciones a largo plazo, pero experimentan una menor volatilidad.

Ésta es la razón por la que, en base a los rendimientos de inversión deseados y a tu tolerancia al riesgo, puedes decantarte por un sistema basado solo en acciones o una combinación de acciones y bonos.

Centrándonos en el punto segundo, tenemos un tipo de cartera conocida como la cartera Clásica 60-40 (The Classic 60-40). Compuesta por una mezcla del 60% de acciones y del 40% de bonos. La principal característica de esta cartera es que ofrece un viaje de inversión con menos baches, permitiendo que durmamos mejor por las noches.

Ésto nos lleva a un punto importante: no todos los inversores quieren maximizar el rendimiento. Algunos inversores prefieren obtener rendimientos ligeramente inferiores si esto significa que su cartera es menos volátil.

El uso de la cartera Clásica 60-40 es una forma de lograr una cartera menos volátil con sólo dos clases de activos: acciones y bonos. Pero, si queremos llevar mayor tranquilidad y aceptamos unos rendimientos ligeramente inferiores, podremos decantarnos por la Cartera Permanente.

De ésta, hablaremos extensamente en el artículo de hoy. Quizás sea un tema no tan dirigido al lector usual de este blog, pero si sea interesante para aquellas personas que quieran tener su ahorro en renta variable y poder conciliar el sueño. Que con toda probabilidad es la opción más acorde para mi círculo cercano de personas.

La Cartera Permanente.

La Cartera Permanente es una cartera de inversiones propuesta por Harry Browne en su libro “Fail Safe Investing”. La cartera se compone de:

  • 25% Mercado Global de Acciones
  • 25% Bonos a largo plazo
  • 25% Efectivo
  • 25% Oro

Browne argumentó que este tipo de cartera podría ofrecer para los inversores un crecimiento de la inversión acompañado de un paseo tranquilo.  Sus razonamientos para incluir cada clase de activo son los siguientes:

  • Total Stock Market – Ofrece fuertes retornos en tiempos de prosperidad económica.
  • Bonos a largo plazo – Ofrece rendimientos aceptables en tiempos de prosperidad económica y en tiempos de deflación.
  • Efectivo – Ofrece una manera de protegerse contra las recesiones.
  • Oro – Ofrece protección en tiempos de inflación.

Dado que cada clase de activos desempeña un papel diferente, Browne expuso que la cartera se desempeñaría bien en cualquier entorno económico, lo que permitiría a un inversor dormir bien por la noche, independientemente de cómo se desarrollara la economía. En conclusión, un inversor podría renunciar a algunos rendimientos de inversión a cambio de tranquilidad.

¿Cómo ha funcionado la cartera permanente?

comparativa carteras

La tabla anterior muestra el desempeño de la Cartera Permanente durante cada período de 5 años de 1978 a 2017 en comparación con la cartera 60-40 y una cartera 100% de acciones de USA.

De 1978 a 2017, La Cartera Permanente obtuvo un rendimiento anual promedio de 8.69%, comparado con 10.26% para La Cartera Clásica 60-40 y 11.50% para la cartera de 100% acciones estadounidenses.

Durante las décadas de 1980 y 1990, cuando el mercado de valores de Estados Unidos estaba en auge, la Cartera Permanente no pudo mantener el ritmo. Sin embargo, tras el estallido de la burbuja tecnológica en el año 2000, la Cartera Permanente ofreció mayores rendimientos anuales entre 2001 y 2006.

Y nuevamente durante los años posteriores a la crisis financiera de 2008-2009, la Cartera Permanente ofreció rendimientos anuales significativamente más altos.

Luego, desde la recuperación de la crisis financiera, la Cartera Permanente ha sido incapaz de seguir el ritmo de las carteras que tienen mayores asignaciones de acciones.

Cómo Construir la Cartera Permanente

Hay muchas maneras diferentes de construir la cartera permanente utilizando ETFs. Una manera potencial de construir el portafolio es la siguiente:

  • 25% Mercado Global de Acciones (Vanguard total stock market ETF/Amundi Index MSCI World AE(C))
  • 25% Bonos a largo plazo (iShares 20+ year US Treasury Bond ETF)
  • 25% Efectivo (Cualquier fondo del mercado monetario o liquidez en cuenta de ahorros)
  • 25% Oro (Central Gold-Trust o iShares Gold Trust ETF)

El beneficio de usar ETFs para construir esta cartera es que puedes minimizar las comisiones de inversión. También es importante señalar que esta cartera está diseñada para ser reequilibrada una vez al año para que pueda retener la asignación del 25% para cada uno de los cuatro activos.

Desafío psicológico de la cartera permanente

Ya hemos visto el mayor beneficio de La Cartera Permanente: Ofrece un viaje de inversión sin problemas en prácticamente cualquier entorno económico. Esto es especialmente tentador para los inversores que quieren evitar lo peor de las grandes caídas del mercado.

Sin embargo, hay una desventaja de La Cartera Permanente que a menudo no se menciona: Cuando el mercado de valores está floreciendo, la Cartera Permanente presenta un rendimiento inferior.

Del mismo modo que es difícil mantener una asignación de acciones al 100% durante las caídas del mercado, puede ser igualmente difícil mantener una asignación de Cartera Permanente durante los períodos de auge del mercado. No es fácil ver que tu cartera tiene un rendimiento inferior al del mercado durante varios años consecutivos.

Por lo tanto, La Cartera Permanente ofrece un viaje de inversión sin problemas para aquellos que están dispuestos a seguir con la asignación durante los buenos y malos tiempos, pero la clave para hacer que esta estrategia funcione es realmente seguir con la asignación.

Conclusión

Para algunos inversores, como nosotros, el objetivo es maximizar el rendimiento, incluso si eso significa aceptar la volatilidad. Para otros, el objetivo es obtener rendimientos aceptables mientras se pueda dormir por la noche.

Si estás buscando un viaje de inversión sin problemas y estás dispuesto a negociar algunos rendimientos de inversión a cambio de una volatilidad reducida, la Cartera Permanente puede ser una excelente opción para ti.