Por qué calcular la depreciación

depreciacion

La depreciación es un tema que deberemos manejar tanto para nuestras inversiones, como para nuestra economía personal.

Lo primero de todo es tener claro el concepto. En el ámbito de la contabilidad y economía, el término depreciación se refiere a una disminución periódica del valor de un bien material o inmaterial. Esta depreciación puede derivarse de tres razones principales: el desgaste debido al uso, el paso del tiempo y la vejez.

Y es que, como vemos, las cosas se desgastan en el mundo real. Tu coche, teléfono, casa o camiseta favorita, se desgastan. Todo este desgaste a lo largo del tiempo se mide a través de la “depreciación”.

Recuerda que la depreciación es una aproximación. Esto se debe a que la medición perfecta de la vida restante útil de un objeto es casi imposible en el mundo real. Y para ello utilizamos la depreciación, que nos va a permitir adivinar su valor correcto.

Caso práctico

Imaginemos que, acabamos de adquirir un iPhone XS por 1000 euros. Pues claro que por mil euros (Recuerda que en Canarias no nos corresponde pagar el IVA, solo el IGIC :)) Una vez que empieces a utilizarlo y a mancharlo de diversos restos de alimentos industriales, comenzará a perder valor.

La velocidad a la que se desgasta dicho iPhone está determinada por un programa de depreciación. En general, todo se deprecia a tasas diferentes, pero la mayoría de ordenadores y dispositivos electrónicos a nivel de consumidor se consideran amortizados al final de los 5 años.

Ésto significa que tu nuevo iPhone estará valorado en el “valor de desecho” en cinco años, todo ello de acuerdo a las reglas de depreciación.

Por si lo desconocías, el oro y otros metales de tierras raras de tu iPhone son bastante valiosos, así que digamos que tendrá un valor de unos 100 euros.

Lo que sabemos del teléfono en este momento

  • Año 0: 1000 euros (Precintado en su caja)
  • Fin de Año 5: 100 euros (Valor de desecho)

La depreciación nos va a ayudar a llenar los vacíos para determinar el valor del iPhone en cualquier momento. Si utilizamos el método de depreciación de la línea recta, que es el más común, nos va a resultar que dicho iPhone va a perder 180 euros de valor cada año.

Desglose de depreciación

  • Año 0: 1000€
  • Fin de año 1:  820€
  • Fin de año 2:  640€
  • Fin de año 3:  460€
  • Fin de año 4:  280€
  • Fin de año 5:  100€

De nuevo, es importante recordar que la depreciación es solo una aproximación. La mayoría de las personas realmente no logran mantener su teléfono en funcionamiento durante 5 años. Debido a que, o bien lo intercambian temprano, o el teléfono se rompe antes de que terminen esos 5 años.

Si tu teléfono deja de funcionar totalmente durante el año 3, probablemente solo obtendrás un valor ridículo por él. Sin embargo, si lo cuidas correctamente, protegiéndolo con una buena funda y protector de pantalla, puede alcanzar los 5 años e incluso superarlos.

En la actualidad, tengo un iPhone 6 que adquirí en febrero de 2015. Lo he tratado con bastante cariño y el teléfono sigue funcionando. Recuerda que, lo que la depreciación dice y lo que sucede en el mundo real pueden ser dos cosas completamente diferentes.

La depreciación es un término creado por los contables para ayudarnos a comprender el valor de las cosas físicas a medida que se desgastan. Pero hay que tener en cuenta que los activos pueden vivir más allá de sus vidas esperadas. Y ésto puede incurrir en pocos gastos de mantenimiento. En cambio, otras veces la depreciación puede ser un gasto muy real.

Hablando de coches

Por ejemplo, imagina que has comprado un coche nuevo. Y tienes una garantía extendida de 4 años para cubrir cualquier defecto de fábrica. Al utilizarlo durante este plazo de tiempo vas a incurrir en gastos regulares como el costo de combustible, seguro e impuestos.

Y no va a ser hasta después del año 4 cuando tendrás que empezar a pagar los gastos de reparación extra de tu propio bolsillo. Como puede ser cualquier avería que aparezca en él.

Míralo desde este prisma. La depreciación, en el caso de un coche, es un gasto muy REAL. Si no llevas un buen mantenimiento del mismo, con sus revisiones regulares, cruce de neumáticos y buen cuidado, empezarán a venirte problemas por todos lados.

Fíjate que cualquier desperfecto de fábrica que pudiera aparecer y que van a repararte en el concesionario se consideraría un coste oculto. Ese precio de compra de vehículo nuevo, cubre el coste de depreciación de esos primeros 4 años.

Y a ésto, lo denominamos el coste de oportunidad. Y aquí entraríamos en la visión de cada uno. Unos prefieren la compra de un coche de segunda mano y el dinero restante que no han utilizado, meterlo en sus fondos/acciones y dejarlo que componga. En cambio otros, prefieren irse directamente a un coche nuevo y “garantizarse” esos 4 años en los que no van a incurrir en gastos “extras”.

Personalmente, no tengo una posición clara respecto a ésto. Pero, puedo comentar mi situación personal y es que, en 2006, adquirí un Audi A3. Ya llevamos juntos 13 años y podría decir que puede durar otros 13 años más. Tiene 117.000 Km y después de pasarlo por el momento limpieza, sigue deslumbrando. A veces, la parte consumista me lleva a soñar con otros coches. (Me encantan los coches y las motos :D) Pero la parte racional suele saltar al ruedo a poner todo en orden.

Para que os hagáis una idea, tengo coche y scooter y mi gasto mensual prorrateado, el cual incluye todo (gasolina, seguros, impuestos, ITV, revisiones) se fija en 125 euros. Así que todo lo que sea mantener ambos y que sigan sin dar problemas es un ahorro en toda regla.

 Y volviendo al asunto, es recomendable saber cómo funciona la depreciación. Ya que nos puede allanar el camino para obtener increíbles rendimientos en nuestras inversiones.

Depreciación e inversión

En este artículo, hemos tratado la depreciación de una manera superficial para ir interiorizando el concepto. Pero es recomendable indagar en el asunto y formarnos sobre los diferentes métodos de depreciación de activos, planes de depreciación y de cómo la depreciación y sus requisitos reales de mantenimiento de efectivo varían con el tiempo. Todo ello, nos va a ayudar a analizar la mejor las empresas que pretendemos incorporar a nuestra cartera.

¡Buen finde!