Gestión Pasiva vs Gestión Activa

gestion pasiva vs activa
En el artículo de hoy trataremos el tipo de gestión que elegiremos para poder obtener rentabilidad positiva con nuestros ahorros. Aquí es donde, según nuestro compromiso, nuestra psicología, nuestro esfuerzo, nos decantaremos por un tipo de Gestión Pasiva (con Fondos Índices o Fondos Cotizados) o uno de Gestión Activa (Gestores Activos o Inversión directa en acciones).

Podemos observar que tanto en la gestión activa como la pasiva, tenemos presencia de los fondos de inversión, así que vamos a aclarar que son los fondos de inversión. Un Fondo de Inversión –FI- es una institución de inversión colectiva que consiste en reunir capital de distintos inversores para que sean invertidos en diferentes instrumentos financieros, siendo delegada esta responsabilidad en una gestora de fondos. Cabe mencionar que existen millones de fondos de inversión en el mundo.

Gestión Pasiva

La Gestión Pasiva supone invertir a través de fondos que repliquen un índice. Por ejemplo, el IBEX 35 (35 empresas de mayor capitalización bursátil que cotizan en el mercado español). La principal ventaja de estos fondos es que tienen comisiones muy bajas, del orden del 0,25%. Lo cual a largo plazo mantiene y mejora el poder adquisitivo de nuestro ahorro. Dentro del mundo de la gestión pasiva podemos mencionar a John Bogle, fuerte defensor de la gestión pasiva. Y es el fundador de The Vanguard Group, la gestora pionera y más grande.

La Gestión Pasiva es la más adecuada para inversores que consideran que hay que invertir en un tipo de activo determinado y que además son conscientes de la dificultad que supone batir al mercado con costes moderados. Recuerda que batir al mercado es difícil, porque el mercado somos TODOS y todos no podemos ser mejores que la media.

Gestión Activa

Dentro de la Gestión Activa vamos a centrarnos en los Gestores Activos o en la Inversión directa en acciones. En cuanto a los primeros, delegaremos en unos gestores la decisión de elegir la composición de una cartera. Acorde a su estrategia de gestión que puede ir desde utilizar un PER bajo, alta rentabilidad por dividendo, bajo precio/valor contable, etc. Como ejemplo, podríamos mencionar fondos de inversión como “Cobas”, “Magallanes” o “True Value”. Y por último la decisión de inversión directa en acciones, o sea, que nosotros tomemos las riendas del barco y asumamos toda decisión y responsabilidad. Para ésto, necesitaremos tiempo y ganas, para poder ir formándonos continuamente e ir estudiando todas las empresas con detenimiento.

Aclarados estos puntos, es hora de que decidamos si destinamos nuestros ahorros a un punto o a otro. O repartamos nuestro ahorro total en varias de las opciones expresadas. Ésto ya debe ser una decisión meditada y personal.