La volatilidad en las acciones

Volatilidad

La volatilidad en las acciones es un tema que suele crear cierta controversia entre los inversores. En una de las economías más estables, como es la estadounidense, hemos podido observar de una manera muy clara la volatilidad en estos últimos 20 años. Nos hemos centrado en el índice Standard & Poor’s 500, al que se considera como el índice más representativo de la situación real del mercado y hemos observado lo siguiente:

 

Del año 1995 al año 2000 el SP500 dobla su valor

Del año 2000 al año 2002 el SP500 cae prácticamente a la mitad

Del año 2002 al año 2007 el SP500 vuelve a doblar su valor

Del año 2007 al año 2009 el SP500 nuevamente cae a la mitad

Y del año 2009 al 2018 el SP500 se ha triplicado

¿Qué vendrá ahora?

Pues al no disponer una bolita de cristal no podremos resolver esta duda. Pero de lo que si estamos seguros es que cumplirá una de estas tres opciones: Seguir subiendo, mantenerse lateral o se producirá una corrección. Y como no hemos venido a hablar del futuro sino de la volatilidad, centrémonos en ella 🙂

De una manera bastante concisa, podemos definir la volatilidad como un reflejo del grado en que se mueve el precio de una acción. Cuando este precio fluctúa de una manera violenta, alcanzando nuevos máximos y mínimos o inclusive cuando su movimiento es brusco y errático, se le considera como muy volátil. Y en el caso contrario, cuando una acción mantiene su precio relativamente estable hablamos de baja volatilidad. Ciertos estudios psicológicos han demostrado que los inversores en su conjunto son más felices cuando la volatilidad es más baja, incluso si eso significa que con el transcurso del tiempo ganen menos dinero. Una acción que es muy volátil ofrece altas posibilidades de comprarla a un precio más bajo y nos permite a largo plazo obtener una buena rentabilidad (Como ya sabéis aquí no nos centramos en el corto plazo, aunque podemos mencionar que a los inversores de corto plazo les convienen por norma general las más volátiles).

Los inversores en valor buscamos comprar acciones cuando nadie más las quiere y muchos de estos momentos son gracias a la volatilidad. Y ésto es algo que no terminan de ver muchos inversores sin experiencia, que se obsesionan con los movimientos de una acción día a día, o incluso minuto a minuto. Lo cual les lleva a vender a medida que caen sus acciones y comprar a medida que se elevan, ya que les falta perspectiva largo-placista y no disponen de la paciencia suficiente.

Para terminar, voy a compartir una gráfica sobre volatilidad donde podremos ver la diferencia de comprar paquetes de acciones de dos empresas, una lineal y otra con bastante volatilidad. Mencionar que ésto lo aprendí de don Alejandro Estevaranz, gestor del fondo True Value y un inversor en valor bastante joven, pero muy ducho en la materia. Os recomiendo seguirlo en Twitter y en Youtube, donde tiene un canal muy instructivo para inversores en valor.

volatilidad
https://twitter.com/alex_estebaranz

 

En esta gráfica podemos ver el comportamiento de dos fondos (Fund A y Fund B). En cuanto al primero, de color verde, podemos decir que es un valor lineal y es el que le encanta a la mayoría de la gente porque no tiene sobresaltos y ha ido subiendo desde enero a diciembre.  Y si nos centramos en el segundo, de color azul, de primeras no parece tan apetecible y además podemos ver que termina el año al mismo precio que lo ha comenzado, teniendo algo que no tiene el primero, mucha volatilidad.

Lo que nos propone dicha gráfica es que compremos la misma cantidad económica ($1,000) de manera mensual al precio que se encuentre cada uno de dichos valores, hasta terminar en diciembre. Con ésto podemos observar que en el Fund A la subida lineal del valor nos va a permitir recargarnos cada vez con menos acciones, pero a priori no nos preocupa ya que la acción está subiendo ¿verdad?

En la otra cara de la moneda vemos el Fund B, que nada más empezar tiene una caída bastante abrupta del precio, llegando incluso a valer unos $6. Lo cual nos va a permitir que con los 1000 dólares mensuales adquiramos un mayor número de acciones.

La conclusión de esta gráfica al finalizar el año es la siguiente:

El FUND A poseerá 825 acciones, compradas mes a mes a su precio de mercado. Lo cual nos reportará un beneficio de $14,455 al ser vendidas al precio de cotización de $17,50, precio superior al que se encontraba la cotización en enero.

El FUND B (el más volátil) poseerá 1437 acciones, compradas mes a mes a su precio de mercado. Lo cual nos reportará un beneficio de $17,268 al ser vendidas al precio de cotización de $12, mismo precio con el que arrancó en enero.

Podemos observar que con el FUND B habremos obtenido cerca de $3,000 más de beneficio, sin que haya escalado el valor de la acción a $17,50 como si ha ocurrido con el FUND A. Y tal y como dice la leyenda de la gráfica “Cuando el precio cae, compra más acciones”.