Busca tu suerte en las inversiones

suerte

La mayoría de las personas piensan que se nace con suerte o que simplemente se tiene suerte. Basándonos en hechos, observamos que algunas personas son realmente más afortunadas que otras y ésto no ocurre por accidente. Las personas afortunadas conforman su vida según patrones carácterísticos, se posicionan en el camino de la suerte arrolladora, tienden a ir hacia donde los eventos se mueven más rápido. Esta clase de personas toman riesgos, pero no riesgos tontos. En resumen, ellos se mueven con la vida, no en contra de ella.

No es suficiente el ser bueno en algo, también debes ser afortunado. En el libro escrito por Max Gunther (How to Get Lucky) se trata el factor suerte en el mundo de las inversiones. Comienza con la idea de que no alcanzamos nuestros objetivos en gran parte debido a la falta de suerte. El hecho de negar el rol de la suerte cuando hemos tenido éxito, solo habla de nuestra susceptibilidad al sesgo de supervivencia.

Según Max Gunther, la suerte en el juego, la carrera, el amor, las amistades e incluso en la inversión, no es algo completamente aleatorio. Él considera que puede desplazarse desde un punto de suerte “mayormente mala” al extremo contrario de suerte “mayormente buena”. Y lo hace centrándose en trece técnicas que si se practican, van a cambiar tu suerte de una manera radical.

Hoy nos vamos a centrar en once de las trece técnicas que se desglosan en el libro. Ya que son las que más podríamos utilizar para el mundo de la inversión. En el libro podemos ver un desarrollo más potente de cada una de ellas, con ejemplos reales de personas que las adoptaron en su vida.

Los 11 puntos más importantes de “How to Get Lucky”

 

Distingue entre suerte y planificación. 

Tus resultados de inversión tienen una saludable dosis de suerte en ellos. Internaliza ésto para que no te sientas invencible después de un buen año. O a la inversa, para que no te cuestiones tu inteligencia después de un mal año.

Encuentra el flujo rápido

En lugar de intentar mostrarte en cada conferencia de inversores, busca relacionarte con personas que apliquen diferentes filosofías de inversión.

Toma riesgos en su justa medida

Aprender a invertir es como aprender a montar en bicicleta. Tienes que entrar y poner pequeñas cantidades en riesgo para entender lo que funciona para ti. Al mismo tiempo, nunca debes hacerlo con cantidades que no puedas permitirte perder.

Corta los rallies

Cuando una acción que posees comienza a aumentar rápidamente debido a un conjunto de factores favorables alineados, no intentes recorrer todo el camino. Está bien salir de vez en cuando antes del pico.

Selecciona tu suerte

No permitas que tu ego o la aversión a la pérdida se interpongan en el camino de quedarte con una acción pobre, incluso si disminuye gradualmente. Corta tus pérdidas.

Toma el camino en zigzag

Quizás tengas los instintos de un comerciante. Tal vez tu habilidad sea encontrar microcaps escondidas, o cíclicas. Todo inversor exitoso tiene éxito a su manera. Explora un poco para encontrar tu camino.

Sé un supernaturalista pragmático

A veces la suerte eclipsa la habilidad suprema. A veces obtienes buenos resultados sin un buen proceso. Mantente humilde.

Visualiza el peor de los casos

Evita el apalancamiento. Mide tus posiciones.

Permanece en silencio

Ese impulso de tuitear sobre una acción que ha subido un 25% en la última semana. Controla esas ansias y focalízate en tu trabajo, prepárate para salir de la posición.

Reconoce las “no-lecciones”

Cuando escuchas en los medios cosas como “Las acciones caen en años de elecciones” o “Las acciones aumentan en los años de elecciones”. Realmente, lo veraz es que las acciones en un año de elecciones serán más volátiles de lo habitual.

Acepta un universo injusto

El mercado de valores no te debe devoluciones. Ni siquiera si primero perdiste dinero en Pescanova y luego nuevamente en Gowex.